viernes, 18 de julio de 2014

¿para qué sirve una familia con fe?


Un matrimonio, con muchos hijos. Una familia en la que la mamá de un carácter fuerte pero muy religioso no siempre podía tener el control que deseaba. El papá un hombre trabajador, el típico proveedor, un tanto alejado de los problemillas domésticos. Los hijos buenos todos pero con sus marcadas diferencias.

De niños todo era lo normal, los típicos pleitos infantiles, lo acostumbrado en una familia grande, de clase media baja; juegos, estudios, amistades…. Nada que los haga diferentes al resto de las familias de su alrededor. Las niñas aplicadas, inteligentes de un bonito medio aceptable. La ropa siempre heredada de una hermana a otra por lo que a la de en medio le tocaba bastante avanzada en uso…. Se dice ahora en psicología, la niña sándwich, la que no se define ni como la mayor con sus privilegios de primogénita ni la pequeñita con sus privilegios de consentida. Es decir, un tanto inadvertida, un tanto indefinida, temerosilla, asustadiza, pero juguetona a mas no poder, digamos traviesa.

En el contexto familiar primaba la fe. Un colegio católico que reafirmaba lo vivido en casa.La oración por la noche en conjunto, la misa de domingo sin falta, así como la confesión el sábado después del catecismo parroquial. Y las fiestas hermosas de Navidad, Pascua, y demás celebraciones de la fe.

De niña la confidencia con las hermanas, con la mamá, con las tías cercanas…. Al avanzar en la adolescencia, los silencios, y las amistades cobran mayor importancia. Cada uno va forjando su destino. Al crecer se marcan mucho mas las diferencias…. Y las características personales se agudizan… así la niña sándwich se vuelve todavía más insegura, mas temerosilla y para competir con las  hermanas, para que no se le note lo miedosa comete errores, esconde sus defectos (eso cree). Un día toma una decisión: va a definirse y se autoproclama (en secreto) que va a ser mala. Punto.

El ser mala consistía en no confesarse, no hacer caso de los buenos consejos, no abrirse a nadie y buscar su felicidad según sus débiles criterios…… pero llegó la Navidad… la fiesta mas hermosa de todas, la favorita de toda la familia, la Navidad que se vive como tiempo litúrgico fuerte…. Y he aquí que la adolescente sándwich se derrumba…. No se confesó, no comulgará…. Está perdida.

Toda su maldad se vuelve llanto. Que horrible es ser mala. Que negrura causa al corazón, pero el daño estaba hecho. Y prosigue en su obsesión de ser mala…. Pero parece que nadie se da cuenta. Llega el tiempo de los novios y obvio, su mal comportamiento toma otros tintes…. Se convierte en un mal ejemplo pero en su “ingenua” maldad todavía cree que sigue pasando inadvertida aunque se le está notando que no es lo esperado por su familia. Que es lo que sucede: se vuelve hipócrita, aparenta… que todo va mejor, que las cosas no son tan malas que saldrá adelante, pero trae una piedra arrastrando que pesa cada día mas.
Ahora la línea esta marcada, ella ya no es igual que sus hermanas, aquellas siguen sus estudios, tienen ideales, son abiertas, sinceras, tienen bien definidos sus principios y las envidia…. Vuelve una y otra vez a ponerse en su lugar familiar pero sin sentido de propiedad.

En ese momento todo podía derrumbarse, o podía componerse, era cuestión de reconocerse tal cual era o seguir por ese camino zigzagueante de hipocresía. Toma el buen camino, pero con infinidad de caídas, sola, sin recurrir a nadie porque teme que la vean como un monstruo pues así se ve a sí misma. Y continua su vida…. En ese proceso de soy mala ahora, no, mejor soy buena… pero no alcanza a ser ni una cosa ni otra. Se convierte en “mediocre”.

La mediocre, llega a la adultez y entra en el proceso del matrimonio…. Enamorada de un buen hombre que la mira como una reina se siente redimida. El amor la redime. Aunque no del todo. Su vida tiene que ser todavía mas estrujada y golpeada para que resurja aquella chiquilla alegre y juguetona que se hundió en el laberinto psicológico de la soledad y el ocultamiento…..y busca a Dios, a ese Dios que la hacía feliz en Navidad, en Pascua, en la confesión del sábado y en la misa del domingo…. Empieza por ahí… va al confesionario….. va a Misa, busca en el Sagrario pero sigue siendo algo solitario. Como un secreto. Necesita ayuda, necesita una familia, una comunidad…. Y…. la encuentra……empieza a recorrer un camino nuevo, en donde la sinceridad tiene que tomar el lugar de la hipocresía, donde la bondad tiene que ganarle a la maldad, donde los buenos sentimientos tienen que imponerse al egoísmo…. Todo un proceso interminable… toda una escalada agobiante dejando girones sangrantes cada vez que la soberbia tenía que ser desplazada por la humildad. Pero un camino estimulante siempre ayudada por otros, nunca más sola. Ella ahora pertenece a alguien, participa, es. Es Iglesia, vive en su casa verdadera, la Iglesia es su madre y su maestra. Ella puede ahora ser hija, puede ser hermana, puede ser esposa y madre. Nada perfecto porque eso no existe pero es ella misma, un reflejo de Dios.

Todo lo tenía en semilla, se lo había dado su familia, pero lo tiró por el camino, lo único que necesitaba era dejar que Dios le alumbrara, dejarse ver tal cual, para volver por el camino conocido del amor.


Confiar en Dios, buscarle a Él, necesitar de Él. Algunos por los caminos conocidos, otros por caminos totalmente nuevos pero siempre hay que buscar a Dios… y nunca solos. Dios nos ha dado a todos una familia y todavía más, la gran familia de la Iglesia que es el camino mas bello por el que podemos transitar para llegar a la Vida Eterna. Al Amor.

sábado, 12 de julio de 2014

MI NIÑO ADOLORIDO

Cuando daba catecismo tuvimos una lección en la que se hablaba del amor de Dios Padre y como es natural se recurría al amor paterno para que alcanzaran los niños a entender lo que significa el amor de Dios….. pero un niño sin más se levantó de su lugar…. Fue directo hacia mi y me hizo la seña de que me acercara a él y en secreto en mi oído me dijo con su vocecita temblorosa: yo no tengo papá……. Por mi oído entró con su vocecita toda la tragedia de ese corazón tan pequeño que sentía un dolor que no podía expresar. Le pregunté también en voz baja que había pasado con su papá y me dijo con los ojos enrojecidos y húmedos: Se fue a vivir a otra parte. Le apreté suavemente su cabeza y le dije que si quería al ratito platicaba con él y  continué la clase con una perspectiva totalmente distinta a la que me marcaba el catecismo….. Al terminar ya en privado y a solas traté de darle un poco de paz, pedí a Dios que me ayudara a que ese niño se sintiera mejor. La verdad no sé si lo logré, le dije: Si tienes papá…. Él ahora no está contigo pero él sigue siendo tu papá y nunca va a dejar de serlo. Y además ahora aprendiste que Dios es tu padre, tu Padre del cielo que te ama inmensamente y nunca te dejará. Vamos a pedirle a él para que siempre sepas que tienes papá aquí en la tierra y también en el cielo. Lo miré un rato, me miró y sonrió y me abrazó… se secó las lágrimas con las mano y se fue porque lo esperaba afuera su mamá. Después de él fueron llegando otros niños en el transcurso de mi tiempo de catequesis con los mismos sentimientos… pero mi lección había sido totalmente transformada por mi niño que no he olvidado…. Su nombre es Juan Carlos. Ahora es ya un joven ¿cómo será su vida? Lo desconozco…. 

Muchos, cada vez más y más niños viven con esos sentimientos…. Un dolor que no lo expresan con palabras sino que se va traduciendo en conductas que dificultan su sano crecimiento. Tantos y tantos problemas que heredamos a los hijos ¿Qué pasará en sus vidas? ¿cómo percibirán la vida matrimonial? ¿qué clase de familia formarán ellos?


He visto “muchas” películas gringas en que se maneja el problema de los hijos de papás divorciados…. Y es traumático ver como recae siempre sobre los hijos la responsabilidad de “comprender” lo que les pasa a los papás….. los niños con toda su inmadurez tienen que “comprender” que los papás ya no se aman….. y no al revés, que los papás entiendan que los hijos sufren irreversiblemente la ruptura de sus padres. Esas películas extienden un velo de conformidad y aceptación del divorcio absolutamente               CRUEL.

jueves, 26 de junio de 2014

KEPLER, LA CIENCIA Y DIOS

“Dios mío, gracias  por guiarnos hacia la luz de tu gloria con la luz de la Naturaleza. Llevé a cabo la tarea que me encomendaste y me regocijo en tu creación, cuyas maravillas me has concedido que descubra a los hombres.  Amén. – Johann Kepler”

El Don de Ciencia
Pbro. José Martínez Colín


1) Para saber

Otro de los dones del Espíritu Santo que el Papa Francisco ha desarrollado es el Don de Ciencia.
Al hablar de ciencia tal vez pensamos en los descubrimientos de las leyes que regulan la naturaleza y el universo. Pero la ciencia del Espíritu Santo es otra, es un don especial que nos lleva a entender a través de lo creado, la grandeza y el amor de Dios y su relación profunda con cada criatura, señaló el Papa.
Este Don nos permite contemplar a Dios en la belleza de la naturaleza y en la grandiosidad del cosmos, y descubrimos cómo cada cosa nos habla de Él, cada cosa nos habla de su amor. Todo esto suscita en nosotros un gran estupor y un profundo sentido de gratitud. Y así, el Espíritu nos lleva a alabar al Señor desde la profundidad de nuestro corazón y a reconocer, en todo lo que tenemos y somos, un don inestimable de Dios y un signo de su infinito amor por nosotros.

2) Para pensar

“Debemos construir una nave que surque el inmenso océano del Universo”. Así se expresó, hace más de tres siglos el astrónomo alemán Johannes Kepler. Ese sueño se hizo realidad en gran parte gracias a él. La vida de este sabio no fue fácil: a la edad de cuatro años quedó lisiado de una mano y con una permanente debilidad de la vista debido a la viruela. Aún niño tuvo que trabajar de mesero, aunque no dejó los estudios. Su esposa murió muy joven y su segundo hijo No obstante se sobrepuso a las desgracias y decidió dedicarse a la astronomía.
Hizo grandes descubrimientos: propuso que la tierra gira sobre sí misma a treinta kilómetros por segundo. Afirmación que desconcertaba a todos. Puso los fundamentos de la astronomía y de la óptica geométrica. Sin embargo, durante su vida fue poco reconocido e incluso despreciado. Murió pobre, pero satisfecho de haber contribuido a conocer el mundo que nos rodea.
Esa visión les ha faltado a quienes utilizan de modo equivocado las cosas: sean las armas, en exagerar la bebida alcohólica, el uso de la televisión o el cine para ver programas pornográficos, etc. Hay que saber darles un uso ordenado para que nos lleven a Dios. Pensemos cuánto nos están acercando a Dios las cosas que usamos.

3) Para vivir

En concreto, este don nos lleva a reconocer en toda la Creación la obra amorosa de Dios y, por tanto, a agradecerle todo. Nos lleva a cuidar, respetar y dar un buen uso a la creación. Además, este Don nos ayuda a amar al Creador siempre antes que a las criaturas y nos permite no apegarnos a las cosas. Este Don nos da una visión verdadera del mundo que nos rodea.

Kepler, además de ser un gran científico –Einstein le llamaba “el genio incomparable”–, supo descubrir a Dios y su grandeza en la naturaleza. Aún se recuerda esta oración compuesta por él:  “Dios mío, gracias te sean dadas por guiarnos hacia la luz de tu gloria con la luz de la Naturaleza. Llevé a cabo la tarea que me encomendaste y me regocijo en tu creación, cuyas maravillas me has concedido que descubra a los hombres. Amén.”

sábado, 21 de junio de 2014

“¡Dios llora en las guerras!”



Monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou y misionero comboniano, presenta Solo soy la voz de mi pueblo, un libro donde cuenta sus experiencias desde 1980, cuando llegó a África por primera vez



Son las 5:15 de la mañana. El cielo aún no se ha vestido del todo y amanece en Bangassou, al sur de la República Centroafricana. Allí, con el temblor de las bombas sonando de fondo y en medio de la tempestad que está desarmando en piezas el país, Juanjo abre la puerta de su choza y mira con ternura a Sahel, un niño descarnado de apenas cinco años que llama con tesón a su ventana de madera. Las estadísticas dicen que la República Centroafricana es el quinto país más pobre del planeta; sin embargo, el hambre -aunque a veces carga su fusil con retazos de odio y sinrazón- aún no ha conseguido ganarle la batalla a la esperanza. Juan José es obispo y, además, el padre de cada uno de los habitantes de un pueblo perseguido, y Sahel es un pequeño chiquillo que, vestido de nada, quiere cosquillear la barba poblada de su “monseñor” y regalarle una sonrisa. ¿Acaso el amor de Dios entiende de cifras o etiquetas?

Juan José Aguirre nació hace 59 años en Córdoba, siendo el tercero de los nueve hermanos que completan su familia. Aunque casi abandona esta tierra con solo tres meses de vida, con 27 años, tras despedirse de sus padres con el abrazo emocionado del que marcha para escribir paz con su vida, aterriza en Centroáfrica de la mano de los misioneros combonianos. Inmerso en un mundo de vivencias y cadencias donde Dios no dejaba de sorprenderle, con 43 años se encuentra con una de las noticias más sorprendentes que podían asestarle: es nombrado obispo de Bangassou (República Centroafricana).  Desde entonces, merced a la huella que cincela sus pasos como humilde profeta de los más necesitados, luce con cierta timidez el título de monseñor. No por vergüenza o desprecio, sino porque nunca fue amigo de las grandes celebridades: “aquí, en África, en el servicio del episcopado, eres un misionero más. Con un carisma diferente, ni mejor ni peor que los demás; eso sí, pesado como una mochila llena de ladrillos”.


La voz de su pueblo

Hace unos días, la editorial PPC ha presentado su libro “Solo soy la voz de mi pueblo”, un diario escrito en forma de cruz y cargado de experiencias humanamente desgarradoras; un legado que, sin duda alguna, no dejará indiferente a nadie.

Con la excusa del libro, un servidor –que, además de periodista, es un fiel amante de las historias que se escriben con la tinta del corazón- quiso saber de él, de su situación, de su misión, de su voz, de su alegría, de su dolor… de ese amigo que, aún con todo lo que pesa su agenda de barro, nunca mira con mala cara al que se acerca a él para robarle un puñado de su tiempo. Tras conocerle, no sorprende -para aquel que ha tenido el gozo de cruzar con él un abrazo- que las puertas de su casa de paja y barro estén siempre abiertas; ya sea en su Córdoba natal, en los tonos de su teléfono o en medio de la selva centroafricana.

Con la ternura de los que aman y la paciencia de los santos, contesta tranquilo a cada pregunta.

martes, 10 de junio de 2014

Y.....¿se dicen católicos?

No entiendo a esos católicos que critican al Papa, la verdad no los entiendo. ¿cómo pueden llamarse católicos y decir esa sarta de estupideces contra el Papa?..... toman una foto y la miran con una lupa, una lupa maligna... solo para fijarse en lo que según ellos es prueba de que algo está mal.... lo marcan con un círculo rojo y luego hacen comentarios atroces... lo mismo con los videos..... ¡deténte en el minuto 1.0005 y ahí se ve como el Papa volteó a ver a un gay!.... además el niño que le regaló la pulsera de colores es porque también es gay...... El Papa se avergüenza de ser católico: escondió su crucifijo en la faja blanca....porque al sentarse quedó un poco oculta.......Dios mío... es increíble. pero los hay.... y se creen que están defendiendo a la "verdadera iglesia" ¿acaso la verdadera Iglesia son ellos mismos y sus posturas absurdas? No soportan el ecumenismo, lo distorsionan todo y para su obtuso pensamiento el Papa es un apóstata..... Y no me quiero meter con las "profecías" ese es otro maremagnum de locuras.... 

Toman un texto y lo desmenuzan luego juntan unas cuantas palabras y ahí está: El Papa dijo una blasfemia..... Esos católicos me dan vergüenza.... luego, yo también tomo la lupa y especulo: ¿Serán estos católicos de verdad? ¿no serán enemigos de la Iglesia que se disfrazan de católicos para crear confusión y animadversión entre los sencillos e ignorantes? sería mas creíble, mas entendible, que pensar que un católico pueda llegar a esos ridículos extremos.

lunes, 9 de junio de 2014

ESTOY DE MUDANZA

Estamos a 9 de Junio y desde el 13 de Mayo día de la Virgen de Fátima, se nos informó que debemos dejar esta casa.... será vendida y nosotros tenemos que buscar otro alojamiento. Como el informe nos lo dieron en esa fecha tan significativa he procurado tener mucha confianza en que el cambio será para bien. He tenido en otras ocasiones la dicha de comprobar que la Virgen de Fátima me tiene cariño, me lo ha demostrado, por ejemplo,  el día de mi cumpleaños 13 de Octubre, día del gran milagro en 1917. También cuando tenía un problema de salud que desapareció sin dejar rastro un 13 de mayo. 

No voy a negar que estamos pasando por mucho estrés... pensando en que esta situación se nos presenta en pleno verano "cachanilla" es decir, con muchísimo calor (43° a 45°C), y que la situación económica está crítica. Que no sabemos como va a ser para Helena que es tan sensible a los cambios y que es primordial para nosotros mantenerle sus rutinas que le dan seguridad y tranquilidad. Pero como dije en un principio, tengo confianza, sé que la Virgen no nos abandonará, que es tanto lo que le pedimos y pedimos, que ya le tengo deshilachado el manto, y como es mi Madre ya me escuchó y sé que está mirando fijamente a los ojos de su Hijo Jesús para que atienda nuestras peticiones y encontremos una casa donde vivir y a Helena  la haga sentirse bien. (y a nosotros también).

Además, como es natural, estamos quitando, moviendo, tirando cosas que ya no son útiles y no es necesario llevarlas con nosotros a donde nos toque estar..... entre todas esas cosas, se ha ido lo de la catequesis.... pensé que me costaría trabajo desprenderme de todo eso pero no ha sido así, en realidad voy aligerando el equipaje... y eso me ha hecho reflexionar, que los cambios y el proceso de envejecimiento se llevan bien, nos van aligerando, nos van liberando de ataduras, sobre todo de las ataduras a las cosas.... y sirve de limpieza, de orden.... da un sentido de lo esencial.... solo lo esencial..... solo lo necesario.... solo lo mas indispensable..... no hace falta más.... todo sobra.... incluso estorba.... y en el envejecimiento es importante tener esta mentalidad porque finalmente, ante la muerte nada nos llevaremos.

Pero no está demás, encomendarnos a las oraciones de los que amablemente leen este blog. Ya que las oraciones siempre son riqueza espiritual que dispone el alma para dar lo mejor y agradecer a Dios por su presencia en todas las situaciones de la vida.

miércoles, 4 de junio de 2014

¿QUÉ ESTÁS HACIENDO?

Hace unos días en un reportaje, en un programa de televisión, daban unas cifras espeluznantes sobre la cantidad de niños huérfanos en el mundo, se hablaba de 132 millones de niños, en Africa, en Oriente Medio y América Latina.... muchos de esos niños eran huérfanos porque sus padres habían muerto en guerras, otros por el hambre o el sida.... terribles cifras,  cada número es una creatura, con una historia desgarradora de dolor, abandono y soledad... miedo... rabia....pena...angustia..... ¿cómo crecerán esos 132 millones de niños? ¿cuáles serán sus condiciones de vida? ¿a qué estarán expuestos en su orfandad? ¿qué mundo construirán?....

Se hacen investigaciones sobre embriones (la mayoría humanos muertos antes de desarrollarse), se habla de alta tecnología para lograr la fecundación in vitro etc. etc..... para que los padres puedan procrear, sin tomar en cuenta valores ni moral....sin importar el costo ni económico ni vital.... miles de millones de dolares para encontrar "que hay vida" en una bacteria en Marte..... mientras esos millones de niños siguen ahí, debatiéndose en la incertidumbre de su futuro..... ¿qué clase de seres humanos somos los que vivimos en este siglo XXI? se nos puede distinguir de los bárbaros,  de las civilizaciones primitivas? Si, si se nos puede distinguir.... en aquellas épocas lejanas no había conocimientos, información, estudios, avances tecnológicos, rapidez de comunicación para tener acceso a las realidades y ser objetivos en las respuestas, ..... nosotros tenemos todo eso a nuestro alcance...lo que no tenemos es sensibilidad, conciencia recta, amor.... aquellos darán cuentas según su época y nosotros.......también  y seremos juzgados por los que esperaban una brizna de humanidad para con sus hijos.

¿Qué hace un cristiano ante estás realidades tan apocalípticas? ¿nos quedamos cruzados de brazos esperando a que otros, "los que pueden", hagan algo?...... o ¿ponemos nuestro granito de arena, en la evangelización.... con la oración.... con nuestro ejemplo?

martes, 3 de junio de 2014

¿VEMOS LAS COSAS COMO DIOS?

El Don de Sabiduría
Pbro. José Martínez Colín

1) Para saber

Dentro de sus intervenciones referidas a los dones del Espíritu Santo, el Papa Francisco habló recientemente del Don de Sabiduría. Nos aclaró que no se trata de la sabiduría humana, que es fruto del conocimiento o de la experiencia y por la que vemos las cosas según nuestro gusto, con amor o con odio, con envidia. Por eso necesitamos de este don que nos permite poder ver las situaciones, los problemas, con los ojos de Dios, a sentir con el corazón de Dios.
La persona que tiene este don no es que tenga una respuesta para cada cosa, sino que sabe cuándo una cosa es de Dios y cuándo no es de Dios.

2) Para pensar

Suele decirse, y con razón, que sabe más una viejecita no muy instruida, pero con fe, que un gran científico que no cree en Dios. Ello es así porque la viejecita conoce las verdades más fundamentales sobre la realidad, mientras que el científico tiene sólo una parte del saber y no el más importante. Saber que hay un solo Dios, que es nuestro Padre y que espera nuestra correspondencia a su amor para ser felices en la vida eterna: saber estas verdades está muy por encima de otros conocimientos.
A ello se refería nuestro Señor Jesucristo cuando exclamaba: “Te doy gracias, Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla” (Mt 11,25).
Es un conocimiento más íntimo y profundo de Dios y sus misterios. Así como sólo conoceremos verdaderamente el sabor de una fruta al comerla, así sólo conoceremos las cosas de Dios, a partir de nuestra unión con Él.
Cuando alguien muestra cierto aburrimiento ante las cosas de Dios, es posible que necesite esforzarse por acercarse más a Él: confesarse y comulgar con más frecuencia. Se puede observar cómo las personas que más luchan por acercarse a Dios, son las que más disfrutan de las cosas relativas a Él. Si fomentemos nuestra unión con Dios, Él nos dará ese gusto por las cosas divinas.
Pensemos cómo es nuestro gusto por las cosas divinas, para saber cuánto nos falta acercarnos a Dios.

3) Para vivir

El corazón del hombre sabio tiene el gusto y el sabor de Dios. Podemos escucharlo o podemos no escucharlo. Dice el Papa Francisco que si escuchamos al Espíritu Santo, Él nos enseña a ver con los ojos de Dios, escuchar con las orejas de Dios, amar con el corazón de Dios, juzgar las cosas con el juicio de Dios. Este don surge de la intimidad con Dios, de la relación íntima que tenemos con Dios.
Decía el Papa que esa sabiduría se palpa cuando una madre le reconviene dulcemente y explica con paciencia a su hijo el por qué su proceder no fue correcto. O cuando el esposo y la esposa se pelean y no se miran o si se miran lo hacen con el ceño fruncido... pero deciden hacer las paces y vuelven a empezar de nuevo en paz… Eso es el don de la sabiduría.
Con esta sabiduría, finalizaba el Papa, vamos adelante, construimos la familia, construimos la Iglesia, y todos nos santificamos. Y pidámosle este don a la Virgen, quien es la Sede de la Sabiduría.

miércoles, 28 de mayo de 2014

DON DE CONSEJO

El Papa nos invita acudir al Espíritu Santo
Pbro. José Martínez Colín

1) Para saber

El Papa Francisco ha visto conveniente dedicar sus intervenciones en las Audiencias de los miércoles a profundizar y desarrollar algunos atributos del Espíritu Santo. En concreto, sus siete dones.
En el pasado miércoles el Papa trató del Don de Consejo. Consideraba lo valioso e importante que es en los momentos más delicados poder contar con el consejo de personas sabias que nos quieren mucho. Y qué mejor poder contar con el consejo de Dios mismo que con su Espíritu ilumina nuestro corazón para saber el modo justo de hablar, de comportarnos y el camino que debemos seguir.
El Espíritu Santo puede darnos el consejo debido de varias formas. Una de ellas es internamente, pues no olvidemos que es el Dulce Huésped de nuestro corazón, y desde ahí orienta nuestros pensamientos, sentimientos e intenciones. Por ello el Papa aconseja orar, rezar, hablar con Dios, preguntarle: Señor, ¿qué debo hacer?

2) Para pensar

El Papa Francisco recordó una anécdota de cuando confesaba en Argentina. Sucedió que una vez estaba en el santuario de Nuestra Señora de Luján en el confesionario. Había una fila larga de personas para confesarse… “estaba en la cola un muchachón, todo moderno, con aros, tatuajes y todo lo demás. Vino para decirme lo que le pasaba, era un problema grande difícil, ¿y tú qué harías? Y él me dijo: “Le he contado todo esto a mi madre y ella me dijo, 've a lo de la Virgen y ella te dirá lo que tienes que hacer'. Estaba allí una mujer que tenía el don del consejo. No sabía cómo salir del problema del hijo, pero le indicó el camino justo. Ve a lo de la Virgen y ella te dirá. Este es el Don del Consejo, dejar que el Espíritu hable. Y esa mujer humilde y simple le dio a su hijo el consejo más verdadero, porque este muchacho me dijo: 'Hablé con la Virgen y Ella me dijo, tienes que hacer esto, esto y esto'. Y yo no tuve necesidad de hablar. Todo lo hicieron la mamá, la Virgen, y el joven.
Este es el don del consejo. Hay que pedirle al Espíritu Santo para uno mismo, para los demás, y sobre todo para quienes dirigen las almas.

3) Para vivir

Contamos con la ayuda del Espíritu Santo que nos aconseja y guía nuestros pasos por los difíciles y complicados caminos de nuestra vida de tal manera que alcancemos la dicha eterna en la gloria de Dios.
Con el Don de Consejo conocemos de manera rápida y segura cuál es la voluntad de Dios en los diferentes acontecimientos que se nos presentan.
¿Cómo nos llegan sus consejos? No habrá que esperar oír una voz física del Espíritu Santo, pues no suele aconsejarnos así. Más bien, habrá que preguntarle: en esta situación, ¿cómo querría Dios que actuara? ¿Cómo cumpliré mejor su voluntad? La luz vendrá a nuestras mentes y sabremos actuar conforme al querer de Dios.
Mientras más queramos seguir la Voluntad divina, estaremos mejor dispuestos a “oír” al Espíritu Santo. Si no buscamos sinceramente cumplir la voluntad divina, es como si nos tapáramos los oídos con las manos. El Papa Francisco nos recuerda que orar es la condición esencial para tener este don.

martes, 27 de mayo de 2014

LA VENTANA DE LA VIDA

haz click en la imagen para agrandar
"Sor Cherubina, que desde los 34 años trabaja en la Casa de las Madres solteras en Cracovia, recuerda las largas charlas mantenidas con el Cardenal Wojtyla. Él era consciente que la ayuda financiera a las jóvenes embarazadas que llaman a la Curia de Cracovia no era suficiente. Sabía que era necesario brindarles un ambiente acogedor que irradiase paz. El primer niño fue acogido por las hermanas nazaretanas justamente el día del onomástico de Karol Wojtyla. Aquel día marcó el inicio de la acción en defensa de los hijos y de las madres. Tomado de la revista Totus Tuus 2/2008 pag.9-11.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...