lunes, 31 de agosto de 2009

TÍO JESÚS

No tengo ni una foto del tío más querido del mundo. Hermano de papá. Sacerdote. No sé gran cosa de su vida, ni la historia de su vocación. Solo sé lo que recuerdo haber vivido junto a él. Mis recuerdos son casi todos los de una niña; no puedo juntarlos y trazar un itinerario, sino que son flashazos del impacto que tío tuvo en mi vida.

Jesús González Orendain. Fue siempre un "cura" de pueblo, él no tuvo, hasta donde yo recuerdo, puestos diocesanos, ni nombramientos, se dejó llevar por la voluntad de Dios.

El 13 de Octubre, día en que nací, fue a conocerme (esto lo contaba mamá) y le dijo: ¿te la bautizo? Y con el ropón de tía Esther mi madrina, en la capilla de la Maternidad "María Josefa" me bautizó, así, por su ministerio sacerdotal fui hecha hija de Dios a las pocas horas de nacida.

Era cura en Linares en el templo de San Felipe Apóstol (ahora Catedral de Linares), y uno de mis primeros recuerdos es el día de mi Primera Comunión un 19 de Mayo. Me recibió en la entrada de la Iglesia con capa pluvial, eso impresionó mucho a mamá y siempre lo contaba, Tío me dijo quedito, no te persignes, porque yo me persignaba (todavía lo hago) con la izquierda, soy zurda, la verdad ya no me acuerdo si le hice caso o no, pero fue un día dulce y muy vagamente lo veo hablándome de la Eucaristía. Después en la casa parroquial el desayuno con abuelita, chocolate y pan, luego jugar y jugar…. Ya en la tarde oscureciendo el regreso a Monterrey y lo veo como en sueños tomando mi cara entre sus manos y dándome un besote en la frente y a la "güera la gringa" amiga de la familia supongo, que me regaló un librito de "las parábolas de Jesús" que todavía lo conservo.

Un tiempo después no sé cuánto pero no mucho, tal vez un año, fue enviado a Arramberri al sur del estado de Nuevo León, un lugar en aquellas épocas bastante aislado de todo. La casa parroquial había sido una misión franciscana y en parte estaba derruida, tenía un portón por un lado de la calle y otra puerta por el otro lado. Tenía una huerta con árboles de aguacate, un gallinero y una asequia. Y también sus leyendas, con todo y monje sin cabeza. ........

miércoles, 26 de agosto de 2009

BEATO CARDENAL CLEMENS AUGUST VON GALEN


Del Folleto Adoración Eucarística y Maternidad Espiritual para la Santificación de los Sacerdotes. (Congregación del Clero)

Beato cardenal Clemens August von Galen (1878-1946)

El 13 de septiembre de 1933, a 55 años, el párroco Clemens von Galen fue nombrado obispo de Münster por el Papa Pío XI. Conforme a su lema de no dejarse influenciar “ni por la alabanza, ni por el miedo”, protestó públicamente contra de las medidas terroristas de la Gestapo y denunció al Estado que había dañado los derechos de la Iglesia y de los creyentes. En 1946, el Papa Pío XII nombró cardenal al obispo de Münster por sus méritos y por el extraordinario coraje en el profesar la fe.
Cuando entró como pastor de Münster, el obispo Galen hizo imprimir una imagen con el siguiente escrito: “Soy el decimotercero hijo de nuestra familia y agradeceré eternamente a mi madre por haber tenido el coraje de decir sí a Dios, también por este decimotercero niño. Sin este ‘sí’ de mi madre ahora yo no sería ni sacerdote ni obispo”.

MISIÓN CONTINENTAL


Eres enviado.


"El Espíritu del Señor está sobre mí....Él me ha ungido y me ha enviado". Como discípulo y misionero compartes esta misma conciencia de Jesús. El mismo Espíritu que envió a Jesús te envía a ti.


Cuando escuchas que el Señor te dice: "ve y diles..." te da miedo, igual que a todos los enviados y piensas ¿pero quién soy yo...? y más ahí en donde te conocen, tu colonia, tu parroquia y piensas ¿qué dirán? y sí, alguno dirá ¿que se ha creído? También lo dijeron de Jesús.


En la Biblia el que es llamado es para ser enviado. No quieras romper esta dinámica, puedes pensar..."que bien se está aquí" junto a Jesús. Pero el Señor te enviará siempre a que lo anuncies. !Deja la seguridad de la orilla y rema mar adentro! aunque haya tempestad, también ahí estarás con el Señor.

martes, 25 de agosto de 2009

CARTA DE LA MADRE SUPERIORA


Mi querida Alma:

Gracias por tu correo, me gustó mucho el blog que me enviaste de la Sra. Josefina, por favor agradécele de mi parte y que ojalá sigan escribiendo de Nuestra Venerable Madre para que demos a conocer ese hermoso, sencillo caminito que ella vivió y que estamos seguras llega a la santidad, como la misma Iglesia lo ha ido aprobando por medio de la palabra de Nuestro Santísimo Padre, que junto con los señores cardenales han evaluado y estudiado la vida y obra de Ella.

Saludos por favor a Pepe y a toda la familia, los recuerdo siempre con mucho cariño teniéndolos presentes en nuestras oraciones ante Jesús Eucaristía, y naturalmente pidiendo la asistencia materna de Nuestra Venerable Madre Fundadora para sus muy amados sobrinos. Que la Dulce Morenita los ayude y guíe siempre a Jesús.

Los abraza a cada uno,

Julia Meijueiro M mc

Y yo me siento mil veces más agradecida porque desde que gracias a Alma y a las Misioneras Clarisas conozco a Madre Inés no he dejado de sentir una alegría interior muy linda. Dios bendiga las Misiones en este tiempo en que ser discípulo y misionero tiene tanta importancia.

lunes, 24 de agosto de 2009

CONQUISTAR EL MUNDO PARA CRISTO



Mi querida amiga Alma, sobrina de Madre Inés, me acaba de enviar varios libros. Y todavía no le doy las gracias pero quiero compartirlos con ustedes.

A los que viven en Mexicali y visitan este blog les aviso que tengo 3 libros disponibles así que el primero que me escriba en "comentarios" le haremos llegar uno de ellos.

!!!!GRACIAS ALMA, DIOS TE BENDIGA POR TU MUCHO CARIÑO Y GENEROSIDAD!!!

domingo, 23 de agosto de 2009

SANTA TERESITA DE LISEUX

Del Folleto Adoración Eucarística y Maternidad Espiritual para la Santificación de los Sacerdotes. (Congregación del Clero)





Santa Teresa de Lisieux (1873-1897)

Teresa tenía sólo 14 años cuando, durante un peregrinaje a Roma, comprendió su vocación de madre espiritual para los sacerdotes. En su autobiografía escribe como, después de haber conocido en Italia a muchos santos sacerdotes, había también comprendido que, a pesar de su sublime dignidad, ellos permanecían hombres débiles y frágiles. “Si santos sacerdotes... muestran con su comportamiento que tienen necesidad extrema de oraciones, qué tendríamos que decir de aquellos que son tibios” (A 157). En una de sus cartas animaba a la hermana Celina: “Vivamos por las almas, seamos apóstoles, salvemos sobre todo las almas de los sacerdotes... recemos, suframos por ellos y, en el último día, Jesús será agradecido” (LT 94).

En la vida de Teresa, doctora de la Iglesia, hay un episodio conmovedor que demuestra su celo por las almas y especialmente por los misioneros. Estaba ya muy enferma y caminaba sólo con mucho esfuerzo, por ello el médico le había ordenado que hiciera todos los días, durante media hora, un paseo en el jardín. Si bien no creyendo en la utilidad de este ejercicio, ella lo realizaba fielmente cada día. Una vez, una hermana que la acompañaba, viendo los grandes sufrimientos que le proporcionaba el caminar, le dijo: “¿Pero sor Teresa, por qué hace todo este esfuerzo si le procura más sufrimientos que alivio?”. Y contestó la santa: “Sabe hermana, estoy pensando que quizás justamente en este momento un misionero en un país lejano se siente muy cansado y desmoralizado, por ello ofrezco mis fatigas por él”.

Dios demostró haber acogido el deseo de Teresa de ofrecer su vida por los sacerdotes, cuando la madre superiora le confió dos nombres de seminaristas, que habían pedido ayuda espiritual a una carmelita. Uno era el Abate Maurice Bellière, que pocos días después de la muerte de Teresa recibió el hábito de “Padre Blanco” y se hizo sacerdote y misionero. El otro era Padre Adolphe Roulland, que la santa acompañó con sus oraciones y sacrificios hasta la ordenación sacerdotal y luego, de modo especial como misionero en China.

sábado, 22 de agosto de 2009

LOS PAPÁS DE MADRE MARÍA INÉS TERESA


“Testimonio de Lupita Arias de Suárez, hermana de Madre Inés.


Según nos platicaba mi mamá, mis padres se conocieron cantando en un estudiantina: los dos eran muy alegres y les gustaba cantar...Los tres hermanos de mi mamá, y algunos otros chicos, amigos de confianza de la familia, entre los que se encontraba mi papá formaron la estudiantina. Sus ensayos y reuniones las tenían en la casa de los padres de mi mamá. Un día a la semana se la pasaban ahí en la casa, cantando y divirtiéndose.

Así nació el amor entre mis padres, pero cuando se dio cuenta mi abuelo inmediatamente «cortó por lo sano». Dijo que desde ese momento se acababa la estudiantina, que ya no habría reuniones. Desde ese momento sus relaciones continuaron epistolarmente, pues no había ni la menor posibilidad de hablar personalmente. Mi papá le escribía a mi mamá unas cartas muy hermosas y las acompañaba siempre con flores...”

Finalmente el 29 de enero de 1896 el Lic. Eustaquio Arias Arroniz y la Srita. María Espinosa LópezPortillo, contraen matrimonio civil y eclesiástico en la parroquia de San Francisco de Asis, Ahuacatlán, Nayarit, Diócesis de Tepic (Cf. Acta del registro civil y acta de matrimonio eclesiástico). Tuvieron 8 hijos siendo Manuelita la quinta de ellos.


*Continúa el testimonio de Lupita Arias Espinoza. En cuanto a mi madre la recuerdo siempre alegre, entusiasta, organizadora, abnegada, prudente, tenaz y llena de fortaleza.

En Tepic fue Directora del Hospital de San Vicente, el cual se sostenía con la colaboración de personas caritativas. Mi mamá para recabar fondo, organizaba muchas actividades: colectas, obras de teatro que resultaban muy bonitas y eran famosas. Los ensayos se hacían en la casa y a veces mi mamá de tan cansada que estaba se quedaba dormida en el ensayo, pero nunca desmayó y si querían interrumpir el ensayo para que se fuera a descansar, no lo permitía. Sin faltar a sus obligaciones de esposa y madre se dedicaba a obras de apostolado y varias de nuestras amigas se dirigían a ella para encontrar consejo y resolver sus problemas juveniles.

Tengo muy bellos recuerdos de mis padres su amor mutuo, su unión, pues siempre resolvían juntos los problemas de familia, su sentido de responsabilidad tanto en fidelidad mutua como en la educación de nosotros sus hijos. Su vida cristiana auténtica, educándonos en esa misma vida cristiana, con la palabra y con el ejemplo.

EL ESCULTOR DE LA CANTERA

A las famosas canteras de mármol en Carrara (Italia) fué cierta vez un escultor, y veíasele mirar y remirar entre los bloques como si buscase alguna cosa. Le preguntaron qué bus­caba. Y contestó: "La imagen de un santo". Los que oyeron, riéndose de muy buena gana, le decían: "Si quiere usted ver imágenes de santos, vaya usted a la iglesia".

El escultor se sonrió, pero prosiguió buscando y volviendo a buscar. Al fin, deteniéndose ante uno de los bloques dijo: "Ahí se esconde". Adquirió el bloque, lo hizo enviar a su taller de Roma y, al poco tiempo, de aquella masa informe había salido, como por magia, la estatua de un santo, perfectísima.


Así como un escultor puede convertir cualquier trozo de mármol en una estatua y un tallador puede sacar una figura de cualquier pe­dazo de madera, de todo hombre puede formarse un santo, pues el amor a Dios y a los semejantes es asequible a todo espíritu humano.


Con harta razón nos decía San Buenaven­tura: "El amor a Dios no es privativo de algunas personas privilegiadas; una sencilla mujer aldeana puede querer tanto a Dios como el sabio más ilustre".Y por esto vemos que han habido santos de todas las categorías y rangos sociales.
De Pensamiento Católico

LAS EXCUSAS DEL INFIEL


Los malos cristianos hacen muchas obras malas. Y las personas que están fuera (de la Iglesia) y no quieren convertirse al cristianismo, encuentran en aquéllos muchas excusas.


Al que le aconseja rendirse a la fe, suele responder: ¿Quieres que yo sea como ése o aquél? Y nombra a uno o a otro. En ciertas ocasiones es verdad lo que dice. Pero, cuando no puede encontrar a un individuo a quien señalar, tampoco le cuesta mucho trabajo lanzar una calumnia.


Y como él calumnia con tanta seguridad, consigue que el oyente comience a sospechar. Y tú al oír a alguien decir tales cosas, como quizá has conocido en alguna ocasión a hermanos tuyos que son malos, piensas en tu interior: cierto es lo que éste me cuenta: peligros de los falsos hermanos.Pero no desfallezcas. Lo que él busca sélo tú. "Sé tú buen cristiano y convencerás al pagano calumniador". San Agustín

De Pensamiento Católico

jueves, 20 de agosto de 2009

VISITANTES

Ayer me puse a revisar a los visitantes en línea y ví que había de muchas partes, además de los que son invitados al blog y eso me dio mucho gusto, aunque constantemente se ve 1, a veces 2 sólo en una ocasión ví 18...fue emocionante. Pero de uno en uno se han ido acumulando.






Cada estrellita marca el lugar de donde se han conectado y la gráfica muestra los horarios en los que se conectan.



Luego me dí cuenta que haciendo click en el mapa nos lleva a otro más concreto en el que se muestra cuantos visitantes de cada lugar se han conectado . Por supuesto que de los lugares lejanos pues es uno si acaso dos, y de aquí pues crece el número. Una cosa que me encantó fue que de una islita que está en la costa de África que ni siquiera está registrada con su nombre, hay casi siempre 4 o 5 visitantes.




Ya en la noche, haciendo oración al rezar el Credo me detuve en "creo en la comunión de los santos" y pensé que eso es lo que ha sucedido, hemos compartido los bienes espirituales que cada uno tiene. Y ha sido de un lado al otro del mundo. Y así es cada instante, en todas partes cuando hacemos oración unos por otros.





martes, 18 de agosto de 2009

UN MINUTO FRANCISCANO (2)


Me gustó tanto un minuto franciscano uno, que no pude evitar el minuto franciscano dos. Cuántos minutos franciscanos tendremos? pues depende de cuántas imágenes y canciones fransicanas me encuentre por la red...



video

MISIÓN CONTINENTAL


Llevas un tesoro en tu vasija de barro. Que eso no te quite nunca la capacidad de asombro. Dios es un Dios cercano, en Él vives, te mueves y existes.

Él te llamó a la existencia.

Él te llamó a ser discípulo y misionero.

No te preguntes por qué te ha llamado, siempre habrá personas mejor preparadas que tú, pero, Dios te ha llamado y te dirá: "no temas, yo estoy contigo".

No todos estamos llamados para lo mismo. Pero todos tenemos la reponsabilidad de responderle

como sacerdote, religioso o laico.

domingo, 16 de agosto de 2009

LAS JACULATORIAS (2)


Hace tiempo guardé entre mis correos estas jaculatorias, que son difíciles de asumir, estamos acostumbrados a pedir beneficios, bendiciones y alegrías, y estas jaculatorias son para pedir "humildad" fueron escritas por un gran personaje de principios del siglo XX.


Letanías de la Humildad(del Cardenal Merry del Val) haz click aquí para conocerlo


Jesús manso y humilde de Corazón, -Óyeme.


(Después de cada frase decir: Líbrame Jesús)

Del deseo de ser lisonjeado,

Del deseo de ser alabado,

Del deseo de ser honrado,

Del deseo de ser aplaudido,

Del deseo de ser preferido a otros,

Del deseo de ser consultado,

Del deseo de ser aceptado,

Del temor de ser humillado,

Del temor de ser despreciado,

Del temor de ser reprendido,

Del temor de ser calumniado,

Del temor de ser olvidado,

Del temor de ser puesto en ridículo,

Del temor de ser injuriado,

Del temor de ser juzgado con malicia


(Después de cada frase decir: Jesús dame la gracia de desearlo)

Que otros sean más estimados que yo,

Que otros crezcan en la opinión del mundo y yo me eclipse,

Que otros sean alabados y de mí no se haga caso,

Que otros sean empleados en cargos y a mí se me juzgue inútil,

Que otros sean preferidos a mí en todo,

Que los demás sean más santos que yo con tal que yo sea todo lo santo que pueda,


Oración:Oh Jesús que, siendo Dios, te humillaste hasta la muerte, y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio. Concédenos la gracia de aprender y practicar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de ti en el cielo. Amén.

sábado, 15 de agosto de 2009

UN MINUTO FRANCISCANO



La espiritualidad franciscana es fresca, sencilla y solemne, austera y alegre. Me encanta.


Paz y Bien.




video

viernes, 14 de agosto de 2009

ANIVERSARIO SACERDOTAL

GERARDO, DIOS TE BENDIGA EN TU ANIVERSARIO SACERDOTAL, TE LLENE DE SU AMOR, SU PAZ Y TE FORTALEZCA PARA QUE LLEGUES A SER UN BUENO Y SANTO SACERDOTE COMO TE SOÑÓ MAMÁ. TE QUIERO MUCHO.

ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA más>>

15 DE AGOSTO. ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN A LOS CIELOS.


¿qué tiene que decir el cuerpo de María elevado a los cielos sobre nuestro destino último?
Es para nosotros horizonte, meta, signo de esperanza. María nos muestra la plenitud de la carne: la salvación no es una dimensión desencarnada. Las imágenes de las que se sirve la Escritura, los bienes que se nos han prometido, lo dicen claramente. No se trata de hacer una física de las realidades últimas: todo queda en el misterio. Pero imágenes como las del Apocalipsis (la esposa, el banquete...) nos hacen intuir en forma simbólica que la plenitud no será sólo espiritual.

jueves, 13 de agosto de 2009

LA FAMILIA DE UNA SANTA (2)

José Armando Lomelí Levy, el hijo de Alma, también nos comparte lo que ha significado para él ser familia de Madre María Inés Teresa Arias y la verdad es que en cada entrevista se nos va revelando el don tan grande que es tener en la familia a una santa, pero también que estas gracias y dones se extienden a la gran familia humana, porqué en la fe todos somos hermanos, hijos de un mismo Padre y también sobrinos de una misma tía....
¿Cuál es tu parentesco?
La Tía Manuelita es mi tía abuela

¿Cómo era tu relación con ella?
Por lo que recuerdo y las fotos que he visto, siempre fue muy buena y complaciente con mis hermanas y conmigo. Tenía un don especial para tratar a las personas y transmitía mucha paz y serenidad.

¿Qué era lo que más te gustaba de ella?
La sencillez con la que vivía y el interés especial que tenía en que todos estuvieramos muy cerca de Dios.

¿Qué es lo que más recuerdas?
Las visitas que hacíamos de chicos al noviciado en Cuernavaca y como éramos bien recibidos por todas las hermanas.


¿Qué anécdota personal compartirías?
En el 2004 mi esposa Rosario tuvo una enfermedad muy grave (Encefalitis Viral), estuvo en el hospital por tres semanas y los médicos en un principio no podían dar un diagnóstico de los síntomas que presentaba y mucho menos de las consecuencias que tendría. Por horas en el hospital estaba sin estar consciente y cuando despertaba le pedía a mi mamá (Alma Rosa), mis hermanas y a su familia que se pusieran las reliquias de la madre Manuelita pues era la única que los podía cuidar.
Mis papás, hermanas y yo pedíamos mucho por su recuperación y en lo personal le pedía a Tía Manuelita que me ayudara, más porque tenía a mi hija Ana Paula de un año y medio para que no creciera sin el amor de su madre. Después de dos meses Rosario despertó un día y como si nada hubiera pasado, estaba en buenas condiciones y el mismo neurólogo estaba sorprendido porque después de varios electroencefalogramas no presentaba ninguna secuela en el cerebro.
Hoy a cinco años de su enfermedad, les puedo comentar que todo marcha en perfectas condiciones y en lo personal agradecemos a la Tía Manuelita por el favor tan grande de haber intercedido ante Dios Nuestro Señor por la recuperación de Rosario. Varios amigos que tengo que son médicos me comentan que la enfermedad que tuvo Rosario no fue cualquier cosa y que es una de las enfermedades (Encefalitis Viral) más peligrosas sobre todo por las secuelas que puede dejar en los pacientes.


¿Qué te gustaría que los demás conocieran de ella?
Lo bondadosa que es Tía Manuelita ya que cuando le pides algo con mucho fe intercede por el favor que se le pide.

¿Cómo sientes que es ahora tu relación con ella sabiendo que va a los altares?
Si antes tenía mucha Fe ahora con mayor razón, me siento bendecido por tener un familiar tan cercano a mi y tan cerca de Dios Nuestro Señor.

¿Qué favores has recibido de ella?
-La recuperación que tuvo Rosario de su enfermedad. El más importante.
-Hace un año tuve una situación personal muy complicada y finalmente se resolvió favorablemente, gracias a su intercesión
video

miércoles, 12 de agosto de 2009

SE MURIÓ PETRA GALLARDO

Y quién era Petra Gallardo? pues casi nadie la conocía, al menos en este blog, pero ella era una viejita muy buena, muy sufrida y tuve el honor de recibirla de visita en mi casa dos veces.


La conocí por medio de Teresita mi amiga y hermana de Comunidad, Teresita la ayudaba siempre a cobrar su pensión y enviársela al pueblito donde vivía, allá muy lejos en un lugar llamado la Joya, en Sinaloa. Cuando estaba aquí la recibía en su casa, la llevaba al doctor y hacía muchas cosas por ella. Otra señora que no recuerdo su nombre, recibía el dinero y se lo hacía llegar, le ayudaba en todo lo que podía porque Petra ya estaba muy enferma, esa señora no era ni familiar ni nada, era solo otra persona pobre que entiende mucho mejor que los demás lo que es el sufrimiento y sin conocer la palabra solidaridad la ponen en práctica.

(LA FOTO ES DE TERESITA)

Hoy me platicaba Teresita, que le envió el dinero que tenía aquí y con eso pagaron parte del funeral que fueron siete mil pesos. Petra tuvo un funeral muy digno, la gente de por allá juntaron entre todos 200 pesos para pagarle al Padre la gasolina y viniera a decirle su Misa, cada uno trajo un poco de café, de azúcar y nata para hacer gorditas y la velaron y la llevaron a enterrar, rezaron sus rosarios y la despidieron con lágrimas y oraciones.


Descanse en paz, Petra Gallardo, Dios la tenga en su gloria y bendiga a Teresita y a esa buena mujer que no recuerdo su nombre.

EL LORO BÍBLICO


Tres hijos dejaron su hogar, se independizaron y prosperaron.
Cuando se juntaron nuevamente, hablaron de los regalos que habían podido hacerle a su madre.
El primero dijo:
- Yo construí una casa enorme para nuestra madre.
El segundo dijo:
- Yo le mandé un Mercedes con chofer.
El tercero dijo:
- Les gané a los dos: saben cuanto disfruta mamá de leer la Biblia, y saben que no puede ver bien.
- Le mandé un gran loro marrón que puede recitar la Biblia en su totalidad.
- Les llevó 20 años a 12 franciscanos enseñársela.
- Contribuí con $1.000.000.00 de dólares durante 20 años, pero valió la pena.
- Mamá sólo tiene que nombrar el Capítulo y el loro lo recita.

Al poco tiempo, la madre envió sus cartas de agradecimiento. Escribió a su primer hijo:

"Isaac, la casa que me construiste es tan grande! yo vivo en un solo cuarto, pero ahora tengo que limpiar toda la casa."


Escribió al segundo hijo:

"Moisés, estoy demasiado vieja para viajar. Me quedo en casa todo el tiempo, así que nunca uso el Mercedes".


Escribió a su tercer hijo:
"Mi queridísimo Abraham, fuiste el único que tuvo el sentido común de saber lo que le gusta a tu madre"
!!!el pollo estaba delicioso"

(no puse al periquito porque sentí feo)

lunes, 10 de agosto de 2009

De Auschwitz al Cielo

El 14 de Agosto se celebra a San Maximiliano Kolbe.


Las palabras del comandante del campo de concentración de Auschwitz cayeron como un mazazo sobre los corazones horrorizados de los prisioneros del Bloque 14: "¡Puesto que el prisionero que se fugó ayer no ha sido encontrado, diez de vosotros irán a la muerte!".Pero aún mayor fue la conmoción cuando uno de ellos se adelantó de la fila y señalando con el dedo a uno de los diez condenados, declaró: "Soy un sacerdote católico polaco; ya soy viejo y quiero ocupar su lugar, porque él tiene mujer e hijos".


En un lugar como aquél, donde la dignidad humana era pisoteada y los hombres se arrastraban como sombras, vencidos por el odio, el resentimiento y la desesperación y la lucha por sobrevivir; donde nadie daba a nadie ni un mendrugo de pan, un hombre renunciaba a su vida para que otro pudiese seguir viviendo.

Un gesto así no se improvisa. Cuando el padre Maximiliano Kolbe, de los Franciscanos Menores Conventuales dio aquel paso, ya tenía sobre sus espaldas muchos años de generosa entrega y de fecunda creatividad al servicio de la reconciliación y de la paz entre los hombres, como instrumento providencial en las manos de María Inmaculada. Por ella trabajó y ofreció su vida, sacándole al dogma las necesarias consecuencias prácticas para bajar a la Virgen de su pedestal y hacerla caminar entre nosotros como una madre en medio de sus hijos.

A este nuevo santo franciscano, canonizado recientemente por Juan Pablo II no le favorece demasiado la aureola ni encaja bien sobre un altar. Es tan reciente, tan de nuestros días, que lo suyo es el periodismo, la radio, la fotografía, el cine la bicicleta, el taxi o la avioneta. Mucho tenemos que aprender de este hombre que ha sabido compaginar admirablemente la fidelidad al carisma franciscano de pobreza, minoridad y apostolado con la fidelidad al progreso y a la modernidad del mundo de hoy. Leer más>>

MI SACERDOCIO Y UNA DESCONOCIDA

Del Folleto Adoración Eucarística y Maternidad Espiritual para la Santificación de los Sacerdotes. (Congregación del Clero)






El barón Wilhelm Emmanuel Ketteler (1811-1877)

Todos nosotros debemos lo que somos y nuestra vocación, a las oraciones y a los sacrificios ajenos. En el caso del conocido obispo Ketteler, un personaje excelente del episcopado alemán del ochocientos y una de las figuras de relieve entre los fundadores de la sociología católica, la bienhechora fue una religiosa conversa, la última y la más pobre religiosa de su convento.

En 1869 se encontraron juntos un obispo de una diócesis de Alemania y un huésped suyo, el obispo Ketteler de Münster. Durante la conversación, el obispo diocesano subrayaba las múltiples obras benéficas de su huésped. Pero el obispo Ketteler explicaba a su interlocutor: “Todo lo que con la ayuda de Dios alcancé, se lo debo a la oración y al sacrificio de una persona que no conozco. Puedo decir solamente que alguien ofreció su vida a Dios en sacrificio por mí y a esto debo el hecho de ser sacerdote”. Y continuó: “En un primer momento no me sentía destinado al sacerdocio. Había realizado mis exámenes de habilitación a la abogacía y apuntaba a hacer carrera cuanto antes para obtener en el mundo un lugar importante y tener honores, consideración y dinero. Pero un acontecimiento extraordinario me lo impidió y dirigió mi vida en otra dirección.


Una tarde, mientras me encontraba solo en mi habitación, me entregué a mis sueños ambiciosos y a los planes para el futuro. No sé qué me sucedió, si estaba despierto o dormido: ¿Lo que veía era la realidad o se trataba de un sueño? Una cosa sé: vi lo que fue luego la causa de la transformación de mi vida. Con neta claridad, Cristo estaba sobre mí en una nube de luz y me mostraba su Sagrado Corazón. Delante de Él se encontraba una religiosa arrodillada que levantaba las manos en posición de imploración. De la boca de Jesús escuché las siguientes palabras: ‘¡Ella reza incesantemente por ti!’. Veía claramente la figura del orante, su fisonomía se imprimió tan fuertemente en mí que todavía hoy la tengo delante de mis ojos. Ella me parecía una simple conversa. Su vestido era pobre y ordinario, sus manos enrojecidas y callosas por el trabajo pesado. Cualquier cosa haya sido, un sueño o no, para mí fue extraordinario porque quedé impresionado profundamente; desde aquel momento decidí consagrarme completamente a Dios en el servicio sacerdotal.


Me aparté en un monasterio para los ejercicios espirituales y hablé de todo esto con mi confesor. Inicié los estudios de teología a treinta años. Todo el resto usted ya lo conoce. Si ahora usted piensa que algo bueno ocurre a través mío, sepa de quien es el verdadero mérito: de aquella religiosa que rezó por mí, quizás sin conocerme. Estoy convencido que por mi alguien rezó y reza todavía en secreto, y que sin aquella oración no podría alcanzar la meta que Dios me ha destinado”. “¿Sabe quién es que reza por usted y dónde?”, preguntó el obispo diocesano. “No, puedo sólo cotidianamente pedir a Dios que la bendiga, si todavía vive, y que devuelva mil veces lo que hizo por mí”.

La hermana del establo

Al día siguiente, el obispo Ketteler fue a visitar un convento de religiosas en una ciudad cercana y celebró para ellas la Santa Misa en la capilla. Casi al final de la distribución de la Santísima Comunión, llegando a la última fila, su mirada se fijó en una religiosa. Su rostro palideció, él quedó inmóvil, luego se recuperó y dio la Comunión a la religiosa que nada había notado y estaba devotamente de rodillas. Después concluyó serenamente la liturgia.

Al desayuno llegó también al convento el obispo diocesano del día anterior. El obispo Ketteler pidió a la madre superiora de presentarle a todas las religiosas, que llegaron en poco tiempo. Los dos obispos se acercaron y Ketteler las saludaba observándolas, pero parecía claramente no encontrar lo que buscaba. En voz baja se dirige a la madre superiora: “¿Estas son todas las religiosas?”. Ella, mirando al grupo, respondió: “¡Excelencia, las hice llamar a todas, pero efectivamente falta una!”. “¿Por qué no vino?”. La madre respondió: “Ella se ocupa del establo, y lo hace de un modo tan ejemplar que en su celo a veces se olvida las otras cosas”. “Deseo conocer a esta religiosa”, dijo el obispo. Después de poco tiempo, llegó la religiosa. Él palideció de nuevo y después de haber dirigido algunas palabras a todas las religiosas, pidió permanecer sólo con ella.
“¿Usted me conoce?”, preguntó. “¡Excelencia, yo no lo he visto nunca!”. “¿Pero usted rezó y ofreció buenas obras por mí?”, quería saber Ketteler. “No soy consciente de ello, porque no sabía de la existencia de Vuestra Gracia”. El obispo permaneció algunos instantes inmóvil y en silencio, luego continuó con otras preguntas. “¿Cuáles son las devociones que más ama y que practica con más frecuencia?”. “La veneración al Sagrado Corazón”, contestó la religiosa. “¡Parece que usted tiene el trabajo más pesado en el convento!”, continuó. “¡Ay no, Vuestra Gracia! Ciertamente no puedo desconocer que a veces me repugna”. “¿Entonces qué hace cuando está agobiada por la tentación?”. “Tomé la costumbre de afrontar por amor a Dios, con alegría y celo, todas las tareas que me cuestan mucho y después las ofrezco por un alma del mundo. Será el buen Dios quien elegirá a quien dar Su gracia, yo no lo quiero saber. También ofrezco la hora de adoración de la noche, desde las veinte a las veintiuno, por esta intención”. “¿Cómo le surgió la idea de ofrecer todo esto por un alma?”. “Es una costumbre que ya tenía cuando todavía vivía en el mundo. En la escuela el párroco nos enseñó que se debería rezar por los demás como se hace por los propios parientes. Además añadía: ‘Sería necesario rezar mucho por los que corren el peligro de perderse por la eternidad. Pero como sólo Dios sabe quien tiene mayor necesidad, lo mejor sería ofrecer las oraciones al Sagrado Corazón de Jesús, confiando en su sabiduría y omnisciencia’. Así hice, y siempre pensé que Dios encuentra el alma justa”.


Día del cumpleaños y día de la conversión

“¿Cuántos años tiene?”, le preguntó Ketteler. “Treinta y tres años, Excelencia”. El obispo, perturbado, se interrumpió por un instante, luego preguntó: “¿Cuándo nació?”. La religiosa refirió el día de su nacimiento. El obispo entonces hizo una exclamación: ¡Se trataba precisamente del día de su conversión! Él la había visto exactamente así, delante de sí como se encontraba en aquel momento. “¿Usted no sabe si sus oraciones y sus sacrificios tuvieron éxito?”. “No, Vuestra Gracia”. “¿Y no lo quiere saber?”. “El buen Dios sabe que cuando se hace algo bueno, esto es suficiente”, fue la simple respuesta. El obispo estaba muy impresionado: “¡Por amor a Dios, entonces continúe con esta obra!”.
La religiosa se arrodilló frente a él y le pidió su bendición. El obispo levantó solemnemente las manos y con profunda conmoción dijo: “Con mis poderes episcopales, bendigo su alma, sus manos y el trabajo que cumplen, bendigo sus oraciones y sus sacrificios, su dominio de sí y su obediencia. La bendigo especialmente para su última hora y ruego a Dios que la asista con su consuelo”. “Amén”, respondió serena la religiosa y se alejó.

Una enseñanza para toda la vida

El obispo se sintió turbado profundamente, se acercó a la ventana para mirar afuera, tratando de recobrar su equilibrio. Más tarde se despidió de la madre superiora para regresar a la casa de su amigo y hermano. A él le confió: “Ahora encontré a quien debo mi vocación. Es la última y la más pobre conversa del convento. Nunca podré suficientemente dar gracias a Dios por su misericordia, porque aquella religiosa reza por mí desde casi veinte años. Pero Dios en antelación había acogido su oración y también había previsto que el día de su nacimiento coincidiera con el de mi conversión; sucesivamente Dios acogió las oraciones y las obras buenas de aquella religiosa.
¡Cuál enseñanza y admonición para mí! Si un día tuviera la tentación de jactarme por eventuales éxitos y por mis obras delante de los hombres, debería tener presente que todo me proviene de la gracia de la oración y del sacrificio de una pobre sierva del establo de un convento. Y si un trabajo insignificante me parece de poco valor, tengo que reflexionar que lo que aquella sierva, con obediencia humilde hacia Dios, hace y ofrece en sacrificio con dominio de sí tiene un tal valor delante a Dios, a tal punto que sus obras han creado un obispo para la Iglesia

MISIÓN CONTINENTAL

Tentación de abandonar

A veces te sentirás molesto, por la incoherencia entre tu fe y tu vida. Es una tentación para abandonar el discípulado y la misión. Pero en vez de eso, puede ser una llamada a profundizar tu fe.

Cuando examines tu fe no te quedes mirando las exigencias, mira más adentro, encuentra en tu interior tu apertura a Dios y experimenta que "sólo Él basta" y pídele al Espíritu que confieses con tu vida a Dios como Padre y a Jesús como Señor y tu fe se vivificará en el amor.

No separes nunca lo que Dios ha querido unir para siempre: tu fe y tu vida.

sábado, 8 de agosto de 2009

JESUS ADRIAN ROMERO- AYER TE VI...

haz click aquí

Este video se lo quiero dedicar a la etiqueta de "VOLUNTARIADO", porque para cuidar y acompañar a los que sufren se necesita, oración, Eucaristía y mucho amor y de vez en cuando un poco de inspiración para continuar....

HABLABA CON DIOS O DE DIOS

Apenas se pueden decir unas cuantas palabras de este gran Santo a quien la misma Virgen Santísima enseño y entregó el Santo Rosario. Pero que éstas nos sirvan de estímulo para acrecentar nuestro deseo se seguir creciendo en la fe y el amor a Dios.





La vida de Domingo era tan virtuosa y el fervor de su espíritu tan grande, que todos veían en él un instrumento elegido para la gloria divina. Estaba dotado de una firme ecuanimidad de espíritu, ecuanimidad que sólo lograban perturbar los sentimientos de compasión o de misericordia; y, como es norma constante que un corazón alegre se refleja en la faz, su porte exterior, siempre gozoso y afable, revelaba la placidez y armonía de su espíritu. En todas partes, se mostraba, de palabra y de obra, como hombre evangélico.
De día, con sus hermanos y compañeros, nadie más comunicativo y alegre que él. De noche, nadie más constante que él en vigilias y oraciones de todo género. Raramente hablaba, a no ser con Dios, en la oración, o de Dios, y esto mismo aconsejaba a sus hermanos. Con frecuencia, pedía a Dios una cosa: que le concediera una auténtica caridad, que le hiciera preocuparse de un modo efectivo en la salvación de los hombres, consciente de que la primera condición para ser verdaderamente miembro de Cristo era darse totalmente y con todas sus energías a ganar almas para Cristo, del mismo modo que el Señor Jesús, salvador de todos, ofreció toda su persona por nuestra salvación. Con este fin, instituyó la Orden de Predicadores, realizando así un proyecto sobre el que había reflexionado profundamente desde hacía ya tiempo.
Con frecuencia, exhortaba, de palabra o por carta, a los hermanos de la mencionada Orden, a que estudiaran constantemente el nuevo y el antiguo Testamento. Llevaba siempre consigo el evangelio de san Mateo y las cartas de san Pablo, y las estudiaba intensamente, de tal modo que casi las sabía de memoria.
Dos o tres veces fue elegido obispo, pero siempre rehusó, prefiriendo vivir en la pobreza, junto con sus hermanos, que poseer un obispado. Hasta el fin de su vida, conservó intacta la gloria de la virginidad. Deseaba ser flagelado, despedazado y morir por la fe cristiana. De él afirmó el papa Gregorio noveno: «Conocí a un hombre tan fiel seguidor de las normas apostólicas, que no dudo que en el cielo ha sido asociado a la gloria de los mismos apóstoles».
Oración: Te pedimos, Señor, que santo Domingo de Guzmán, insigne predicador de tu palabra, ayude a tu Iglesia con sus enseñanzas y sus méritos, e interceda también con bondad por nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo. Leer más>>

jueves, 6 de agosto de 2009

Almas Perezosas

La Dra. Gaby Domínguez, me enseñó a amar a Santa Faustina Kowalska, y por ella a ser devota de la Divina Misericordia, desde entonces no pasa un día sin que yo rece la Coronilla, que me llena de consuelo y confianza en Dios, y sin embargo, ingrata de mí, no he puesto en este blog nada de Santa Faustina ni la Divina Misericordia, entonces para enmendar mi falta quiero agregar aquí una hermosa anéctoda de Santa Faustina:
“El demonio sin presas. “La pereza es la madre de todos los vicios"Esta anécdota está relatada por la misma santa en su diario espiritual, editado bajo el título:"La Divina Misericordia en mi alma".Estas son sus palabras:-En cierta ocasión vi a Satanás que tenía prisa y estaba buscando a alguien entre las hermanas, pero no la encontraba. Sentí en el alma la inspiración de ordenarle en nombre de Dios que me dijera a quién buscaba entre las hermanas. Y confesó, aunque de mala gana: "Busco las almas perezosas". Cuando volví a ordenarle en nombre de Dios que me dijera a qué almas del convento tenía el acceso más fácil, me confesó otra vez de mala gana que: "a las almas perezosas y ociosas". Noté que actualmente no hay tales almas en el convento. Que se alegren las almas fatigadas y abrumadas por el trabajo.

miércoles, 5 de agosto de 2009

MADRE MA. INÉS Y LOS PAPAS

Madre María Inés Teresa Arias hacía su tarea con verdadera sencillez, amor y entrega. Eran importantes las personas y las tareas más humildes, machacar los frijolitos, consolar a una enferma, hacer una costura o escuchar a una ancianita...... O... visitar al Santo Padre, hablar con él de las Misiones .....
Así fue su camino a la Santidad, llenando de amor cada momento de su vida....



MILAGRO MEXICANO


Este es un milagro muy grande y del que poco sabemos, ojalá nos sirva para venerar con más cariño a San Juan Diego.


EL DROGADICTO QUE CURÓ (un milagro del Bto.Juan Diego)
El 20 de diciembre del 2000 Juan Pablo II aprobaba el milagro atribuido a Juan Diego, el indio mexicano testigo de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en 1531. El hecho ocurrió el 6 de mayo de 1990 mientras el Papa beatificaba a Juan Diego y cambió para siempre la vida del drogadicto Juan José Barragán Silva.


Tenía entonces Barragán 20 años y era consumidor habitual de marihuana desde los quince. Aquel día, excitado bajo la influencia de la droga, se apuñaló en presencia de su madre y se abalanzó hacia el balcón para lanzarse al vacío. La madre le sujetó por las piernas pero fue inútil: se deshizo de ella y se arrojó a la calle de cabeza. El balcón estaba a 10 metros de altura, el joven pesaba 70 kilos, y el ángulo de impacto de la cabeza con el suelo fue de 70 grados.


Ingresó aún vivo en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Durango de México. Fue tratado por J.H. Hernández Illescas, neurólogo de fama internacional y por otros dos especialistas que describieron el caso como «único, sorprendente, inconcebible, científicamente inexplicable». Y es que tres días después, de repente y de forma increíble, Barragán estaba completamente curado. No quedaron secuelas neurológicas ni psíquicas, ni el más mínimo asomo de minusvalía.


Esperanza, madre del muchacho, dijo que cuando vio que su hijo se lanzaba por la ventana lo encomendó a Dios y a la Virgen de Guadalupe y dirigiéndose a Juan Diego le suplicó: «Dame una prueba, ¡salva a mi hijo!».


Juan Diego nació en 1474 y su nombre de pila era Cuauhtlatoatzin hasta que junto a su mujer fue bautizado por el misionero franciscano Fray Toribio de Benavente. El 9 de diciembre de 1531 Juan Diego vio a la Virgen María en el cerro de Tepeyac. Nuestra Señora le habló en su lengua nativa, el náhuatl, y de forma cariñosa le suplicó dijera al obispo que levantaran una iglesia en su honor. Según la tradición fueron cinco las apariciones, la última de las cuales ocurrió el 12 de diciembre, día en que curó a su tío gravemente enfermo y en que ordenó que llevara al obispo Zumárraga un ramo de rosas silvestres en su ayate o tilma. Al desplegar el poncho ante el obispo la imagen hoy venerada apareció impresa en el tejido.

martes, 4 de agosto de 2009

MARTIR DEL JAPÓN

TOMÁS HYOJI
Procedía de Hirado, donde nació, en 1590, de padres que testimoniaron sus convicciones cristianas con el martirio. Recibió en Nagasaki una educación esmerada, en el colegio de los jesuitas, para dedicarse al apostolado catequístico. De hecho, acompañó a los misioneros como catequista asiduo y fervoroso desde que contaba treinta años de edad.


Con el fin de prepararse para ser sacerdote, pasó a Filipinas en 1620 e ingresó en el convento de Santo Domingo de Manila. Fue ordenado sacerdote y después de trabajar tres años en la evangelización de Formosa, llegó a Japón en noviembre de 1629, cuando el panorama de la evangelización era desolador. En sus cartas describe un cuadro inimaginable: numerosos cristianos, aterrorizados por los tormentos, apostataban; agustinos y jesuitas esperaban la sentencia de muerte en la cárcel, los dominicos estaban en vísperas de ser detenidos.


Por ser japonés, el padre Tomás Hyoji se movía con relativa libertad, pero, buscado por todas partes, fue capturado en 1634, cuando iba a ayudar al padre Jordán Ansalone, gravemente enfermo, y celebrar con él la fiesta de Santo Domingo. Era el 4 de agosto. Ambos dominicos, vestidos con su hábito, fueron paseados por las calles, insultados por la chusma y luego aherrojados en una jaula. El padre Tomás se confesó japonés y cristiano y, por ello, fue sentenciado a los suplicios del agua ingurgitada, cañas afiladas en las uñas, horca y hoya.


Tras proclamar en voz alta su fidelidad a Cristo y recitar salmos y oraciones, el 15 de noviembre de 1634 entró en una larga agonía para despertar en el abrazo de Dios. Siguiendo su ritual, quemaron su cuerpo para que los cristianos no lo venerasen.
Muchos hermanos cristianos han muerto por amor a Cristo, y aunque este santo parece lejano y antiguo sin embargo las noticias recientes nos hablan de hermanos cercanos y actuales que siguen dando su vida por Cristo; en Irak, en Pakistán, en la India y en muchos otros lugares. Nosotros vivimos la libertad religiosa y nos tendríamos que preguntar ¿cómo la vivo?

Frases del Cura de Ars

Hoy se celebra al San Juan Ma. Vianney, el Santo Cura de Ars, patrono de los párrocos y del Año Sacerdotal, en este día se gana la Indulgencia Plenaria, cumpliendo las debidas disposiciones.

domingo, 2 de agosto de 2009

MISIÓN CONTINENTAL




Para ser discípulo debes ser orante que es diferente de orador.


Necesitas la Palabra de Dios; tu relación con la Palabra de Dios no puede ser solo funcional, como si fuera un instrumento de trabajo, sino que tú mismo debes acogerla con sencillez y guardarla en tu corazón.


Cristo se te da a conocer en su persona, en su vida y en su doctrina por medio de la Palabra de Dios.


Sólo si tú mismo conoces el rostro de Dios, que se te muestra en la oración podrás ser rostro de Dios para los demás.


Es importante la preparación, aprender qué decir y cómo decirlo, pero nunca olvides que "de la abundancia del corazón habla la boca".

VENERABLE CONCHITA DE MÉXICO

Del Folleto Adoración Eucarística y Maternidad Espiritual para la Santificación de los Sacerdotes. (Congregación del Clero)







Venerable Conchita del México (1862-1937)

María Concepción Cabrera de Armida, Conchita, esposa y madre de numerosos hijos, es una de las santas modernas, que durante años Jesús preparó
a una maternidad espiritual para los sacerdotes.
En el futuro, ella será de gran importancia para la Iglesia universal.

Una vez Jesús explicó a Conchita: “Hay almas que han recibido la unción a través de la ordenación sacerdotal. Pero hay… también almas sacerdotales que tienen una vocación sin tener la dignidad o la ordenación sacerdotal. Ellos se ofrecen en unión conmigo... Estas almas ayudan espiritualmente a la Iglesia de manera poderosa. Tú serás madre de un gran número de hijos espirituales, pero ellos costarán a tu corazón como mil mártires. Ofrécete como holocausto para los sacerdotes, únete a mi sacrificio para obtener gracias para ellos”... “Quisiera volver a este mundo... en mis sacerdotes. Quisiera renovar el mundo, revelándome en ellos y dar un impulso fuerte a mi Iglesia, derramando el Espíritu Santo sobre mis sacerdotes como en una nueva Pentecostés”. “La Iglesia y el mundo necesitan una nueva Pentecostés, una Pentecostés sacerdotal, interior”.
Cuando era joven Conchita rezaba a menudo delante del Santísimo: “Señor, me siento incapaz de amarte, por ello quisiera casarme. Dame muchos hijos de manera que ellos te amen más de cuanto yo soy capaz”. De su matrimonio, particularmente feliz, nacieron nueve hijos, dos mujeres y siete varones. Ella los consagró a todos a la Virgen: “Te los doy completamente como tus hijos. Tú sabes que yo no los sé educar, conozco demasiado poco qué quiere decir ser madre, pero Tú, Tú lo sabes”. Conchita asistió a la muerte de cuatro de sus hijos, que tuvieron todos una muerte santa.
Conchita fue concretamente madre espiritual para el sacerdocio de uno de sus hijos; de él ella escribió: “Manuel nació en la misma hora en que murió Padre José Camacho. Cuando supe la noticia, recé a Dios que mi hijo pudiera reemplazar a este sacerdote en el altar… Desde el momento en que el pequeño Manuel inició a hablar, hemos rezado juntos para la gran gracia de la vocación al sacerdocio.... El día de su Primera Comunión y en todas las fiestas principales renové la súplica... A la edad de diecisiete años entró en la Compañía de Jesús”.
En 1906 desde España donde se encontraba, Manuel (nacido en 1889, su tercer hijo) le comunicó su decisión de ordenarse sacerdote y ella le escribió: “¡Entrégate al Señor con todo el corazón sin negarte nunca! ¡Olvida las criaturas y sobre todo olvídate a ti mismo! No puedo imaginarme un consagrado que no sea un santo. No es posible darse a Dios a medias. ¡Trata de ser generoso con Él!”.
En 1914 Conchita encontró a Manuel en España por última vez, porque él no regresó jamás a México. En aquel tiempo el hijo le escribió: “Mi querida, pequeña mamá, me has indicado el camino. Tuve la suerte, desde pequeño, de escuchar de tus labios la doctrina saludable y exigente de la cruz. Ahora quisiera ponerla en obra”. También la madre probó el dolor de la renuncia: “Llevé tu carta delante del tabernáculo y dije al Señor que acepto con toda mi alma este sacrificio. El día siguiente puse la carta sobre mi pecho mientras recibía la Santa Comunión, para renovar el sacrificio total”.

Mamá, enséñame a ser sacerdote

El 23 de julio de 1922, una semana antes de la ordenación sacerdotal, Manuel que por aquel entonces tenía treinta años, escribió a su madre: “¡Mamá, enséñame a ser sacerdote! Háblame de la alegría inmensa de poder celebrar la Santa Misa. Entrego todo en tus manos como tú me has custodiado sobre tu pecho cuando era niño y me has enseñado a pronunciar los hermosos nombres de Jesús y María, para introducirme en este misterio. Me siento de veras un niño que te pide oraciones y sacrificios.... Apenas sea ordenado sacerdote, te enviaré mi bendición y después acogeré de rodillas la tuya”.
Cuando Manuel fue ordenado sacerdote, el 31 de julio de 1922 en Barcelona, Conchita se levantó para participar espiritualmente a la ordenación; a causa de la diferencia de horario en México era de noche. Ella se conmovió profundamente: “¡Soy madre de un sacerdote!... ¡Puedo solamente llorar y agradecer! Invito a todo el cielo a agradecer en mi lugar, porque me siento incapaz por mi miseria”. Diez años después escribió al hijo: “No logro imaginarme un sacerdote que no sea Jesús y aún menos cuando forma parte de la Compañía de Jesús. Rezo por ti para que tu transformación en Cristo, desde el momento de la celebración, se realice de modo que tú seas Jesús de día y de noche” (17 de mayo de 1932). “¿Qué haríamos sin la cruz? La vida sin dolores que unen, santifican, purifican y obtienen gracias, sería insoportable” (10 de junio de 1932). Padre Manuel murió a los 66 años en olor de santidad.
El Señor hizo comprender a Conchita en función de su apostolado: “Te confío todavía otro martirio: tú sufrirás lo que los sacerdotes hacen en mi contra. Tú vivirás y ofrecerás por su infidelidad y miseria”. Esta maternidad espiritual para la santificación de los sacerdotes y de la Iglesia la consumió completamente. Conchita murió en 1937 a los 75 años.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...